Image

BLOG

La percepción que los usuarios tenemos sobre tratamiento de nuestros datos personales está en plena evolución y debemos de ser capaces de encontrar respuestas y soluciones que generen confianza en un entorno, el digital, que necesita de estos datos para prestar nuevos servicios que den respuestas personalizadas y adaptadas a cada uno de nosotros. En este articulo lo analizamos en detalle y te proponemos algunos documentos que te ayudaran a entender como esta cambiando.

Si analizamos las encuestas y trabajos de investigación que se ocupan de medir las percepciones de confianza observamos un interesante cambio de tendencia. Hasta hace poco la falta de confianza era mayor hacia los organismos públicos que hacia las empresas u organizaciones privadas algo que ha empezado a cambiar a raíz de irse conociendo sucesivos usos fraudulentos o abusivos sobre datos personales y privados de todos los ciudadanos por empresas relacionadas con internet y las nuevas tecnologías.

Si bien la confianza de los usuarios en la Internet sigue siendo elevada, ya que el 74% de los usuarios dijo que confiaba en Internet en 2019, la preocupación por nuestra privacidad está aún más extendida y sigue creciendo año tras año.

Los usuarios siguen señalando a los delincuentes cibernéticos como una importante fuente de desconfianza y de preocupaciones sobre la privacidad en línea, pero no como su única fuente de preocupación. En lugar de ser considerados como una mejora de la seguridad y la privacidad en línea, muchos encuestados también consideran que los gobiernos, los medios sociales y las empresas de Internet contribuyen a la desconfianza en la Internet o a las preocupaciones sobre la privacidad en línea.

Los ciudadanos cada vez confíanos menos en las organizaciones que gestionan nuestros datos y esta falta de confianza contrasta con un elevado nivel de incomprensión de cómo se recogen y cómo se utilizan estos datos personales. Esto explicaría las contradicciones que encontramos entre lo que pensamos y lo que hacemos cuando utilizamos los nuevos soportes digitales al no cuestionar el uso que hacen de nuestros datos estas plataformas y empresas que cuestionamos y de las cuales decimos mayoritariamente que no nos fiamos.

Los estudios también ponen de relieve las percepciones muy diferentes de los usuarios de Internet en función de los niveles de ingresos y educación, en particular cuando se enfrentan a problemas de confianza en el mundo digital. Quienes ocupan posiciones de mayor nivel social -los más ricos, bien educados o los hombres- tienen sistemáticamente más probabilidades adoptar medidas que puedan mejorar eficazmente su confianza y privacidad en línea.

Y esto está provocando ya algunos cambios en los comportamientos y en el uso que hacemos de las diferentes herramientas y plataformas on-line tal y como recoge esta gráfica del estudio realizado por IPSOS para la Internet Society (ISOC) CIGI-Ipsos Global Survey on Internet Security and Trust

También muestra las diferencias generacionales los mayores tenemos poca confianza y seguridad en nosotros mismos al contrario que los más jóvenes que creen tener el monopolio de la comprensión de la tecnología y le otorgan un mayor nivel de confianza.

La regulación ayuda a generar confianza

La regulación ayuda tanto a las empresas de datos y a los ciudadanos
Las nuevas regulaciones y políticas adoptadas en materia de privacidad proporcionan "guarda railes" que incentivan la innovación y que, sin duda, ayudan a crear confianza en las sociedades. En general, los consumidores aceptan mejor a las empresas que usan sus datos cuando estos conocen las normas de privacidad (por ejemplo, el Reglamento General de Protección de Datos de la UE - o GDPR) se sentían mucho más cómodos que los encuestados que no las conocían.

Los consumidores valoran el papel del gobierno en la regulación del uso de los datos, y ven la GDPR muy favorablemente. Los encuestados quieren que el gobierno desempeñe un papel de supervisión y que se asegure de que las empresas cumplan la ley y sus políticas declaradas. Tal vez por esta razón, la GDPR se percibe muy positivamente en todo el mundo (55% favorable frente a 5% desfavorable). Además, los consumidores consideraron que la GDPR les ha dado más control sobre sus datos y ha aumentado su confianza en las empresas que utilizan sus datos.

Nuevos modelos de explotación de datos personales PIM

Coinciden los diferentes estudios y encuestas en que, a pesar de que Internet sigue siendo mayoritariamente confiable para los usuarios, cada vez aumenta la desconfianza y por tanto no podemos ni debemos mirar para otro lado y debemos de actuar y promover iniciativas como las que plantea el proyecto www.PIMCity.org

0 | 10 | 20